Agenda una Cita

    Trámite










      Nacionalidad Española

      La inmigración es un fenómeno histórico sobre el cual se ha levantado la sociedad moderna. En este sentido, la búsqueda de mejores condiciones de vida, huir de una situación de conflicto o incluso probar suerte genera que constantemente se produzcan movimientos de personas de un territorio a otro. 

      Ahora bien, los Estados, a objeto de salvaguardar la identidad y protección de sus propios habitantes, otorga la condición o derecho de nacionalidad y con ello genera la condición de ciudadano. En el caso de nuestro país, los requisitos para obtener la nacionalidad española son muy variados y es necesario conocer los supuestos para optar a la misma. 

      ¿Qué es la nacionalidad?

      Ya hemos señalado que cada estado establece una denominación especial para los habitantes de su territorio, al que llamamos nacionalidad. Sin embargo, este término es mucho más amplio y complejo, por lo que antes de comenzar el proceso de solicitud o trámite, es bueno conocer a profundidad de qué va este concepto.

      Acudiendo a lo expuesto por la Real Academia de la Lengua Española, en un sentido estrictamente jurídico, encontramos que la nacionalidad es definida como:

      «Vínculo jurídico de una persona con un Estado, que le atribuye la condición de ciudadano de ese Estado en función del lugar en que ha nacido, de la nacionalidad de sus padres o del hecho de habérsele concedido la naturalización».

      Visto lo anterior, y para poder digerir de manera sencilla este concepto, es necesario entender que los Estados son autónomos y soberanos para decidir quien tendrá la condición de legítimos habitantes de su territorio, es decir, quienes serán los habitantes sujetos a derechos y obligaciones ciudadanas. Es así como la nacionalidad convierte a las personas en ciudadanos de un territorio.

      Es de destacar que la ciudadanía es un derecho humano de primera generación, por lo que es uno de los más antiguos reconocidos por las naciones. En consecuencia, es una obligación fundamental de cada país establecer un sistema que regule cómo se accede a la ciudadanía y cómo puede ser ejercida, para lo cual se crea a la nacionalidad como una condición de acceso a tal ciudadanía.

      Deberes y obligaciones que supone la ciudadanía

      No todo aquel que transite por un Estado es un ciudadano (tal como ocurre con los turistas o estudiantes), sino que implica un vínculo especial. Este vínculo permite a la persona realizar actividades y derechos como:

      1. Participar en la vida política.
      2. Acceder al trabajo y a la seguridad social que ofrece el respectivo país.
      3. Contar con asistencia sanitaria y hospitalaria.

      Lo anterior es apenas un ejemplo, y varía según cada país, pero en líneas generales la ciudadanía le da acceso a la persona a gozar y poder exigir de los derechos fundamentales que establezca el régimen jurídico del respectivo Estado.

      Pero es de tener en cuenta que la ciudadanía no son solo derechos, también supone obligaciones, tales como deber de realizar contribuciones fiscales, colaborar con los gastos públicos, defender a la nación, entre varias otras. 

      ¿Qué es la ciudadanía española?

      En el caso de España, la ley es bastante precisa al momento de regular cómo un apersona puede adquirir el derecho a la ciudadanía. En tal caso, es de recordar que en este país no existe el ius terris o arraigo por nacimiento en el territorio, al menos no de manera absoluta. Es decir, por el simple hecho de haber nacido en territorio español no se adquiere la nacionalidad.

      En todo caso, la ciudadanía está reservada para aquellas personas que han nacido de nacionales españoles, o cuya actividad y permanencia en el territorio español, de forma legal, les permite solicitar que ese vínculo sea establecido por el Estado. 

      Formas de adquirir la nacionalidad española 

      Cada forma de adquirir la nacionalidad tiene sus propios requisitos, por lo que solo veremos en líneas generales algunas de ellas. 

      Nacionalidad española por descendencia o nacionalidad de origen

      La ley distingue entre nacionalidad de origen para establecer el vínculo fundamental de pertenencia entre el Estado y la Persona. La mayor característica y quizás principal diferencia es que ésta da acceso a cualquier cargo de elección popular. 

      Para fijar la misma se acude al criterio de ius sanguinis o derecho de sangre, es decir, procura honrar la tradición filial de padres ciudadanos españoles, a sus hijos nacidos dentro del territorio. Así tenemos que gozarán de esta nacionalidad:

      1. Los hijos nacidos de padre o madre española.
      2. Los nacidos en el territorio, hijos de al menos un padre español.
      3. Los menores de 18 años adoptados por un ciudadano español. 

      Existen otros supuestos un poco más complejos y bastante raros en la práctica, en todo caso, si tienes dudas sobre los mismos, no dude en contactarnos.

      Nacionalidad por opción

      Estos casos son poco frecuentes, pero suponen condiciones especiales como tutela o patria potestad, que vinculen a la persona con un ciudadano español, incluso cuando éstos hubieren perdido la condición de ciudadano español, pero hayan nacido en el territorio.

      Nacionalidad por residencia

      Si se es un extranjero que ha decidido migrar a España, es completamente legal y viable optar por la ciudadanía española. En este caso, la persona debe manifestar su voluntad de adquirir esta nacionalidad, y cumplir con algunos requisitos.

      En líneas generales, el principal requisito es contar con 10 años de residencia en el territorio español de forma legal, pero este tiempo se puede reducir, si se cumplen con los siguientes supuestos:

      Cinco años: cuando se trata de refugiados.

      Dos años: para los nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o personas de origen sefardí.

      Un año: está reservada solo para los que hayan nacido en territorio español. También para aquellos con más de un año casado con un español o española, esto es extensible también para los viudos. Incluso se aplica para los nacidos fuera de España, de padres también nacidos fuera de España, pero hijos de españoles, es decir, el derecho nace por ser nieto de españoles.

      Nacionalidad española por matrimonio

      Lo primero es aclarar que en la actualidad el concepto de nacionalidad española por matrimonio no es preciso, dado que el contraer nupcias con un nacional español no da acceso directo a la ciudadanía española, como sí ocurría antes de la reforma al Código Civil de 1975. 

      Ahora bien, si se está casado con una persona con ciudadanía española, el trámite para solicitar la nacionalidad se acorta considerablemente. En este caso, una vez contraído matrimonio, la pareja debe fijar su domicilio en territorio español. 

      En este caso, el cónyuge extranjero, incluso fuera del territorio, puede solicitar un permiso de residencia como familiar comunitario. Así, luego de un año conviviendo juntos, el cónyuge extranjero podrá solicitar la nacionalidad, pero por residencia, no por estar casado.

      Nacionalidad española por los abuelos

      Nuevamente se debe hacer la aclaratoria del caso anterior, de que no se adquiere directamente la nacionalidad española al ser extranjero, por el solo hecho de contar con un abuelo que haya tenido la nacionalidad española. No obstante, sí se acortan los lapsos para solicitarla si los abuelos han sido españoles.

      Este es el caso típico que se originó en razón de la masiva emigración que vivió España durante las décadas posteriores a la II guerra mundial. En tal caso, esos ciudadanos que decidieron abandonar su hogar, llegaron a nuevas tierras y procrearon, pero no se preocuparon por tramitarle la nacionalidad española a sus hijos. A su vez, estos hijos tuvieron descendencia (a los que llamaremos tercera generación).

      Dicha tercera generación no tiene la nacionalidad española, pero pueden solicitarla si residen durante un año, de forma legal, en territorio español.

      Nacionalidad española por apellido

      En el año 2015, el gobierno español decidió otorgar una medida especial a aquellos descendientes de los sefardíes expulsados de su territorio siglos atrás. Así, uno de los requisitos para demostrar esta descendencia es el apellido.

      Ahora bien, no necesariamente por poseer un apellido sefardí, se obtiene de inmediato o de forma automática la nacionalidad. En todo caso, el apellido es meramente indicativo y lo que realmente determinará la opción a la nacionalidad es la valoración que se haga del solicitante sobre su descendencia sefardí y su pertenencia con el pueblo español.

      ¿Qué beneficios ofrece obtener la nacionalidad española?

      En este caso, nos referimos a los beneficios prácticos o del día a día que aportará contar con la nacionalidad española.

      ¡Podrás participar en la vida política!

      Para muchos, el poder votar y participar de la vida política es una necesidad. Esto ha sido así desde la invención de la propia democracia en Grecia, donde incluso era mal visto que un ciudadano no participara de la vida pública. 

      En el caso particular de contar con la nacionalidad por residencia, se podrá votar libremente e igualmente se podrá optar por determinados cargos de elección popular, aunque es de recordar que no se podrán optar a todos los cargos, sino a algunos de ellos. 

      Los trámites serán más sencillos

      La mayoría de los trámites administrativos son lentos, pero para los extranjeros siempre serán más pesados y lentos, pues se suelen requerir documentos adicionales para sus peticiones. En el caso de los nacionales, se cuenta con procedimientos mucho más expeditos. 

      Ciudadano de la Unión Europea (UE)

      Al contar con la nacionalidad española, de forma automática se posee la condición de ciudadano de la Unión Europea, por lo que se podrá desplazar con absoluta libertar por el territorio de los Estados miembros de la UE. Esto, gracias al pasaporte de la UE, con el que no solo se podrá desplazar, sino que incluso permite fijar residencia en uno de los países parte.

      ¿Cómo tramitar nacionalidad española?

      Ya hemos visto cuáles son los requisitos para optar por la ciudadanía o nacionalidad española, ahora es el momento de saber qué pasos y trámites debes realizar para concretar la solicitud de la nacionalidad española. 

      Estar atento a los lapsos de residencia

      Tal como expusimos con anterioridad, existen diferentes lapsos, según la condición de cada persona. ¿Ya viste a qué grupo perteneces?, pues bien, ello determinará el tiempo que debas residir en el territorio español para iniciar el trámite de la nacionalidad. 

      En todo caso, debes tener en cuenta que esta residencia debe ser continua y deberá ser inmediata al momento de realizar la solicitud. Es decir, no podrás realizar el trámite si viviste 10 años en España, pero llevas fuera un año.

      Por otro lado, debes tener presente que este tiempo de residencia solo se computa sobre la estadía legal, por lo que no operará sobre las situaciones de inmigración irregular o ilícita; tampoco se computa el tiempo como estudiante.

      El momento del examen de nacionalidad

      Para solicitar la nacionalidad española, una vez cumplido el tiempo de residencia según tu caso, deberás realizar un examen en el que demuestres tu grado de integración con la sociedad española. 

      Este examen puede constar de dos partes, a saber:

      • Examen de conocimientos constitucionales y socioculturales de España (CCSE).
      • Prueba de idiomas (DELE A2), el cual aplica solo para aquellas personas que no tienen el castellano como lengua materna. En este examen se deberá demostrar un conocimiento suficiente del idioma.

      No poseer antecedentes penales

      Este requisito debe ser solicitado en el país de origen, pero también ante los órganos de seguridad españoles. El mismo acredita que el solicitante no ha sido condenado por la justicia. Es decir, no ha sido enjuiciado ni posee investigaciones en curso por cometer algún delito o actos contra las buenas costumbres.

      Ahora bien, para el caso particular de alteraciones o antecedentes penales en territorio español, cuya pena ya ha sido cumplida, se debe proceder a la cancelación de los mismos ante el Ministerio de Interior y Justicia, previo a realizar la solicitud de ciudadanía.

      Se debe verificar la vigencia de los documentos

      La mayoría de la documentación tiene un tiempo de vigencia, es decir, luego de ese tiempo se entenderán como vencidos y probablemente no te sirvan para nada. Por ello, se debe verificar si el documento a presentar tiene una fecha de vigencia y si la misma no ha caducado.

      ¿Se deben apostillar los documentos para solicitar la nacionalidad?

      La apostilla es un procedimiento contenido en convenciones internacionales. El mismo está elaborado para que los países reconozcan la legalidad de los documentos emitidos entre sí. En este sentido, cuando se cuenta con un documento emitido por otro país, se debe legalizar y apostillar en el país de origen si se quiere hacer valer dentro del territorio español. Este es el caso típico de las partidas de nacimiento y títulos universitarios emitidos por otras naciones. En tales casos, el solicitante previamente debe legalizarlos y apostillarlos en el país emisor, para luego presentarlos en España.

      ¿Cuánto tarda la nacionalidad española?

      Desde un punto de vista enteramente legal, podemos afirmar que máximo este procedimiento puede tardar un año. No obstante, en la práctica, las cosas no son tan rápidas.

      Lo primero es señalar que el tiempo dependerá de si cuentas con toda la documentación necesaria. Si es así, puedes realizar un procedimiento medianamente rápido, pero si alguno de tus documentos está vencido o lo presentaste con fallas, entonces tendrás que afrontar un procedimiento largo que se puede extender entre 2 o 3 años, sin garantía de resultado exitoso. 

      Es por ello que siempre es recomendable que cuentes con asesoría profesional antes de iniciar el procedimiento.

      ¿Cómo va lo mío nacionalidad?

      Una de las fases más duras y que causan mayor ansiedad es esperar noticias sobre el trámite que hemos iniciado. Para llevar esta situación, desde el portal Ministerio de Justicia podrás revisar en línea cómo va tu trámite.

      Ahora bien, para poder realizar este procedimiento se debe contar con una auto firma. ¿No tienes una?, ¡No te preocupes!, puedes gestionar tu auto firma en este enlace Firmaelectronica.gob.es. En todo caso, si prefieres no tener una firma electrónica o simplemente no tienes una, puedes acceder a la sección ¿cómo va lo mío?, en donde podrás ver de forma actualizado el estado de la solicitud.

      Ahora bien, ten presente que esto solo está habilitado para verificar el trámite de nacionalidad por residencia. 

      Mi carpeta ciudadana

      Esta iniciativa del Ministerio de Justicia español te permitirá ver una suerte de expediente en línea en que podrás revisar tus actuaciones y documentos aportados, todo en línea. La carpeta ciudadana te permite evaluar cada uno de los pasos que has dado en un trámite, incluso en el caso de la solicitud de la ciudadanía.

      ¿Por qué acudir a un abogado para la solicitud nacionalidad española?

      El procedimiento para obtener la nacionalidad no es sencillo, primero requiere una serie de documentos vigentes y válidos, pero además si alguno de los documentos a ser aportados ante las autoridades no son los correctos, el particular no se enterará de ello sino hasta muchos meses después. Es en ese momento cuando se deberá modificar o aportar uno nuevo, retrasando considerablemente todo el procedimiento. 

      En este sentido, una evaluación previa de la documentación por parte de un experto, permite acortar tiempos al momento de solicitar la nacionalidad. En todo caso, es de recordar que el tiempo es tu activo más valioso, por lo que se debe aprovechar al máximo.

      Recursos judiciales y administrativos para agilizar el proceso

      No se trata solo de ahorrar tiempo, sino de ir sobre seguro. En este caso, los letrados cuentan con la preparación para interponer diferentes recursos llamados a agilizar el proceso y hacerlo más expedito para el solicitante. 

      Entre los recursos que puede intentar un abogado, para agilizar el procedimiento de solicitud de la nacionalidad española, tenemos:

      – Recurso de queja ante el Defensor del Pueblo.

      – Recurso de queja ante el Ministerio de Justicia.

      – Acudir a los procedimientos recursivos en vía administrativa.

      – Iniciar la vía contencioso administrativa ante los tribunales.

      En todo caso, estos recursos se pueden realizar de forma autónoma. A su vez, cada uno de ellos posee su propia naturaleza y debe ser ejercido según las particularidades del caso. Así, el especialista jurídico en temas de nacionalidad acudirá a la vía idónea, según cada situación. 

      ¿Qué hacer después de obtener la nacionalidad española?

      Una vez culminado el procedimiento de obtención de la nacionalidad española y habiéndola obtenido, deberás cumplir algunos requisitos adicionales, los que en su mayoría deben ser realizados ante el Registro Civil que corresponda según el domicilio del solicitante.

      No obstante, y con independencia del procedimiento, la persona siempre se deberá inscribir con nombre y apellido en el Registro Civil correspondiente. 

      De igual manera, si se obtuvo la nacionalidad española por residencia se deberá:

      1. a) Las personas mayores de 14 años, ahora ciudadanos españoles, deberán jurar cumplir con la constitución, leyes y demás normativa emanada de los órganos del poder público. De igual manera deberán jurar fidelidad al Rey.
      2. b) Renunciar a la nacionalidad anterior que se posea. Sin embargo, es posible mantener la nacionalidad anterior, es decir tener doble nacionalidad, si el solicitante proviene de un país hispanoamericano, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal.

      ¿Se puede perder la nacionalidad española?

      La respuesta es que sí. La nacionalidad española puede perderse bajo supuestos muy particulares recogidos en el Código Civil. En líneas generales estas causas de pérdida se pueden resumir en:

      Ciudadanos españoles de origen

      Aun siendo españoles de origen, esta condición de nacionalidad se perderá en los siguientes supuestos:

      Aquellos ciudadanos españoles que residan en el extranjero y adquieran de forma voluntaria otra nacionalidad.

      Los ciudadanos españoles que residan en el extranjero y voluntariamente renuncien a dicha nacionalidad. 

      Los hijos de ciudadanos españoles nacidos en el extranjero (que son igualmente españoles por afinidad o vínculo filial), pero que al momento de cumplir la mayoría de edad no declaren su voluntad de querer conservar la nacionalidad española.

      Ciudadanos españoles por residencia

      En el caso de los ciudadanos que hayan adquirido esta nacionalidad, podrán perder esta condición cuando:

      Si después de usar la nacionalidad española, siguen utilizando, por un período de tres años consecutivos, la nacionalidad a la que han renunciado.

      Cuando el ciudadano ingrese a la fuerza armada o cargo político en un Estado extranjero, sin la previa autorización del Gobierno español.

      Por declaración judicial expresa (sentencia firme) de parte de un tribunal, en la que se demuestre que el solicitante incurrió en falsedad u ocultación intencional en los hechos o declaraciones aportados para obtener la nacionalidad española. 

         

        Testimonios de nuestros clientes:

        Excelente despacho de abogados. Hoy he recibido la resolución de mi tarjeta de larga duración, todo mi proceso fue MUY rápido, entregué la documentación al abogado y en un mes ya habían resuelto favorable mi trámite. Agradezco la rapidez con que gestionan cada tramite!

        Josselyn C.

        Es un despacho de abogados muy competentes, me ayudaron a obtener mi nacionalidad en un tiempo corto, agradesco la rapidez y eficacia con que lo han hecho, con ellos hemos realizado diferentes trámites con mi familia y todos han sido favorables, los recomiendo.

        Sandra Soledad B.

        He realizado una autorización de residencia y todo el proceso con ellos todo ha ido muy rapido, me han resuelto de manera favorable en muy poco tiempo. Los recomiendo al 100%!!

        Luis Laveriano L.

        URGENCIAS 24 HS.       660 78 53 76

        ASISTENCIA AL DETENIDO EN COMISARÍA Y JUZGADOS

        Teléfono:

        930 232 886

        Móvil (Whatsapp):

        660 78 53 76

        Correo electrónico:

        info@orlandoochoaabogados.com

        Avinguda del Torrent Gornal, 42, Local
        L'Hospitalet de Llobregat
        Barcelona, 08904

        Lunes: 9:00 a 14:00 hrs - 16:00 - 19:00 hrs

        Martes: 9:00 a 14:00 hrs - 16:00 - 19:00 hrs

        Miércoles: 9:00 a 14:00 hrs - 16:00 - 19:00 hrs

        Jueves: 9:00 a 14:00 hrs - 16:00 - 19:00 hrs

        Viernes: 9:00 a 14:00 hrs - 14:00 - 19:00 hrs

        Sábados y Domingos: Cerrado